España paraliza toda actividad no esencial en el país


El Consejo de Ministros extraordinario ha aprobado este domingo un permiso retribuido recuperable entre el lunes 30 de marzo y el jueves 9 de abril, que no se aplicará a los empleados incluidos en expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), a los que se encuentren de baja, ni a los que teletrabajen.

La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha explicado en la rueda de prensa posterior al Consejo extraordinario que el objetivo de esta medida es reducir la movilidad al nivel de un fin de semana de confinamiento.

La medida según la portavoz afecta a «aquellos trabajadores de servicios no esenciales que requieren obligatoriamente moverse para estar presencialmente en su puesto de trabajo para desarrollar la actividad laboral». De esta forma, el Ejecutivo pretende anticipar la Semana Santa.

Así, este permiso retribuido recuperable -abonado por el empleador, aunque el empleado tendrá que recuperar las horas cuando vuelva al trabajo- se aplicará a todos los trabajadores que actualmente no prestan servicio en actividades esenciales y que para desarrollar su trabajo tienen que desplazarse.