España y Portugal insisten en la cautela tras la reapertura de fronteras

En un acto solemne con la presencia de los jefes de Estado y de Gobierno de España y Portugal, ambos países han reabierto su frontera por primera vez tras la crisis del coronavirus y diez días más tarde que el resto del espacio Schengen. Pero insisten en la cautela.

«Vamos a tener que seguir viviendo con este virus a ambos lados de la frontera, en cada ciudad, toda la gente. Necesitamos ser disciplinados y respetar las reglas», ha recordado el Primer Ministro portugués Antonio Costa.

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, ha asegurado que «al final, todos los criterios en base a los cuales se ha fundamentado la decisión que ha tomado la Unión Europea son absolutamente y estrictamente epidemiológicos, nada que ver con la diplomacia».

Después de la ceremonia en Badajoz, las delegaciones viajaron a Elvas, un pueblo portugués que depende en gran medida de los turistas españoles.

Allí el confinamiento fue un duro golpe para la economía. «Nunca debimos haber cerrado nuestras fronteras. Quien quiera que muriera, moriría, y los que sobrevivieran, sobrevivirían. Y esto debería haber permanecido como estaba. Tuvimos una gran crisis de nervios», opina un vecino.

Sin embargo, muchos elogiaron la prudencia y firmeza del gobierno portugués en su gestión de la crisis. Hoy en día, Portugal es el segundo país de Europa con más contagios de COVID19 por habitante y 19 barrios del norte de Lisboa vuelven a estar confinados.