Informaciones contradictorias sobre el estado de salud de Trump

El equipo médico que lo trata dice que evoluciona muy bien, que no tiene fiebre ni necesita oxígeno y que mejoró de la fatiga y de la tos. Una fuente anónima próxima a la Casa Blanca, indicó que en las últimas 24 horas sus signos vitales fueron muy preocupantes y que los próximos dos días serán críticos en su evolución. Partidarios del mandatario, que dentro de un mes se juega la reelección en las urnas, se congregaron en las cercanías del hospital militar Walter Reed de Bethesda, en el estado de Maryland, al que fue llevado el viernes oficialmente como medida de precaución. Antes de ingresar en el hospital, el presidente norteamericano afirmaba en un vídeo en Twitter que se sentía bien pero que quería asegurarse.