Íntegro pide en Carballo que se respeten las plazas para personas con movilidad reducida

Usuarios de Íntegro en Carballo_Cedida

  • Representantes de la asociación ocuparon varios aparcamientos de la Avda. do Ambulatorio con las excusas más utilizadas por los conductores

Dentro de la colaboración permanente entre el Ayuntamiento de Carballo y la Asociación Íntegro para mejorar la accesibilidad y la movilidad de las personas con diversidad funcional, este jueves se llevó a cabo una nueva acción de calle para visibilizar la importancia de que los conductores respeten las plazas reservadas para personas con movilidad reducida. Queremos simbolizar como se sente un cidadá cando lle ocupan unha praza de aparcamento e non pode aparcar. Pois a nós moitas veces pásanos o mesmo”, explicaron los representantes de la asociación que se acercaron hasta Carballo.

Durante buena parte de la mañana se ocuparon varias plazas de aparcamiento de la avenida del Ambulatorio con caderas de ruedas y distintas ayudas técnicas, junto con carteles en los que podían leerse algunas de las “excusas” utilizadas con más frecuencia por las personas que ocupan estas plazas en concreto: “Son só 5 minutiños”, “Será só un momentiño”, “Volvo nun santiamén”, “Non teño tarxeta… pero non pasa nada, non?” o “Non sabía que aquí non podía aparcar”.

Desde Íntegro reivindican que el tiempo de las personas con diversidad funcional vale lo mismo que el de cualquier otra, y que las plazas reservadas no son un capricho, sino una necesidad; de ahí el lema “De verdade queres estar no seu lugar?”. También llaman la atención sobre el uso indebido de las tarjetas de aparcamiento “por usuarios que non teñen discapacidade, e iso, ademais dun fraude, moralmente é tamén algo reprobable”.

El concejal de Movilidad, Juan Seoane, y la concejala de Igualdad y Bienestar, Maica Ures, acompañaron al personal y a los usuarios de Íntegro durante parte de la jornada, que se enmarca en la celebración de la Semana Mundial de las Naciones Unidas para la Seguridad Vial, del 17 al 23 de mayo. Una iniciativa semejante se desarrolló ya el año pasado en la calle Cervantes y a lo largo de este 2021 se repetirá en distintos barrios urbanos.