Investigadores de HM Hospitales inician un ensayo para avanzar en el conocimiento clínico del COVID-19

Fachada principal HM Sanchinarro_Cedida

  • El objetivo del estudio pretende conocer cómo dos fármacos pueden dificultar la entrada del virus en las células del paciente y a la vez controlar la reacción inflamatoria exagerada

Investigadores de HM Hospitales iniciaron el pasado domingo 12 de abril un ensayo clínico randomizado que testará la eficacia de una nueva combinación de fármacos (ruxolitinib y simvastatina) frente al COVID-19. Uno de los objetivos de dicho estudio es avanzar en el conocimiento de este virus, que se ha convertido en la mayor pandemia del último siglo, afectando a países de todo el mundo.

La investigación está encabezada por la Dra. Paula Villares, jefe del Servicio de Medicina Interna y Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario HM Sanchinarro, y el Dr. Jesús García-Donas, director de Laboratorio de Innovación en Oncología, del Centro Integral Oncológico Clara Campal HM CIOCC.

Este estudio pretende conocer cómo ambos fármacos pueden dificultar la entrada del virus en las células del paciente y al mismo tiempo controlar la reacción inflamatoria, ya que ambas son consecuencias conocidas del impacto que el COVID-19 tiene sobre el organismo de los afectados. “Aunque los dos medicamentos se emplean en diferentes patologías desde hace años, será la primera vez que se prueben de forma conjunta en esta infección. La intención del tratamiento sería por un lado dificultar la infectividad del virus a la vez que controlamos la reacción inflamatoria exagerada, y muchas veces nociva, que el cuerpo humano puede desencadenar”, explica la Dra Villares.

El primero de los fármacos es ruxolitinib, cuyo nombre comercial es Jakavi® y pertenece a la farmacéutica Novartis, una sustancia con eficacia conocida en otros contextos clínicos y que podría prevenir complicaciones respiratorias potencialmente mortales en pacientes con COVID-19.

Del mismo modo, la simvastatina es un fármaco libre de patente orientado a la prevención del colesterol y que se piensa que podría interferir con los mecanismos de entrada en las células humanas. Esta hipótesis parte de los estudios in vitro realizados por el Prof. Pedro Berraondo, co-investigador del estudio en el Centro de Investigación en Medicina Aplicada (CIMA).