La aldea de Riobó retomó este sábado la ‘Tarde-Noite no Medievo’

Cedida.

La jornada dio comienzo con la caminata hasta la torre de la Penela y la posterior escenificación “Terra de reinas” a cargo del grupo Os Quinquilláns. La salida se efectuara delante de la iglesia con el grupo musical Os Repichocos. Durante toda la tarde, los asistentes pudieron disfrutar de paseos a caballo, de los juegos tradicionales del Museo Etnolúdico de Galicia, degustación de recetas, exposiciones y muestras artesanales y en vivo, o la actuación del meigho Yago Espasandín, mientras que la animación musical vino dada de la mano de O Son de Cabana, O Son do Castro, Las Cantareiras de Riobó, Los Farrapos, Os Repichocos y el grupo de danza tradicional Inllar. A continuación, Irma Macías, vocalista de la agrupación Luar na Lubre, leyó el pregón y acto seguido tuvo lugar una de las actividades más esperadas, las prevodas medievales, que este año contaron con un dos parejas que se dieron el ‘sí’, de manera oficiosa, en el altar de Riobó. Tras la realización de los enlaces, la ‘La pitanza del santo’,sirvió para reponer fuerzas antes del espectáculo de Animacreques Catropés y de los conciertos de Arredoresos y La banda de la Balbina.