La Guardia Civíl analiza el tacógrafo y los datos del ABS y del GPS del autobús accidentado en el Lérez


Los agentes especializados en reconstrucciones de accidentes de la Guardia Civil (ERAT) estuvieron recopilando datos sobre el siniestro de Cerdedo-Cotobade. Por la mañana de este miércoles, en el lugar del siniestro; por la tarde, en la nave de la empresa donde permanece el autobús.

Allí analizaron la carrocería, el tacógrafo, el sistema de frenado ABS y la información del GPS. Todos estos datos van a ser claves para determinar las causas del accidente porque esclarecerán cuestiones relativas a la velocidad a la que iba el autobús o a las condiciones del frenado.

La reconstrucción del accidente en el puente de Pedre empezó con unas condiciones meteorológicas semejantes a las de la Nochebuena. La lluvia volvió a originar una bolsa de agua en el lugar en que se precipitó el autobús. La prueba de frenado hecha por una furgoneta no pudo ser más realista. “El que buscamos es simular las huellas del frenazo, medir el tiempo y la distancia de frenazo. Y ver su capacidad de drenaje también”, comenta Roberto Prado, del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Pontevedra.

Los agentes trabajaron en el lugar del accidente durante cuatro horas. Emplearon un láser tridimensional y un dron para reproducir la carretera y el viaducto en tres dimensiones.