La inversión en telecomunicaciones revitaliza las empresas y hogares gallegos

Imagen de archivo de la fibra óptica

  • Los hábitos de los usuarios cambiaron muy rápido, y las empresas consiguieron potenciar las infraestructuras para hacer frente a las nuevas demandas

Durante los últimos meses se ha constatado en nuestro país como las nuevas tecnologías y el uso de las telecomunicaciones ha crecido de manera abrumadora debido, sobre todo, a la pandemia de la Covid-19.

Aumentaron las visitas a las webs, los clics y las compras se multiplicaron y la cosa “no va a quedar aquí”, señalan desde la Unión de Consumidores de Galicia (UCGAL). Los hábitos de los usuarios, en lo que se refiere al uso de las nuevas tecnologías, han cambiado considerablemente en un período muy breve de tiempo, por lo que la inversión en las infraestructuras de telecomunicaciones ha sido vital para que las empresas y los hogares gallegos se hayan revitalizado.

“Sin una infraestructura idónea este enorme aumento en el uso de las telecomunicaciones no sería posible, siendo muchas las potenciales problemáticas derivadas de una red incapaz de soportar ese volumen de tráfico”, destacan desde la UCGAL.

España ocupa el primer puesto de Europa en cobertura y clientes de fibra óptica: nueve de cada diez españoles tiene acceso a Internet y tres de cada cuatro hogares cuentan con cobertura de fibra óptica. Según datos del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, en verano de 2019, las redes de banda ancha ultra rápidas llegaban al 83,6% de la población. A esto hay que añadir que la banda ancha, fija y móvil, se contrata principalmente en paquetes de servicios, siendo la oferta convergente de cuatro servicios la más consumida (telefonía fija, telefonía móvil, banda larga fija y banda larga móvil) y la de cinco servicios –que añade televisión- la que más crece en contrataciones. Estos datos van unidos a la apuesta de los operadores por invertir en infraestructuras como forma de ganar y fidelizar clientes.

Recientemente, la UCGAL presentó el decimoctavo estudio que evalúa la calidad de los operadores de telecomunicaciones en base a los datos de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales (SETID) y a los de reclamaciones de la Oficina de Atención a los Usuarios de las Telecomunicaciones (OAUTEL).

“Resulta significativo que, tras tantas ediciones, el operador que presta el servicio universal siga sobresaliendo por encima de los demás en términos de calidad”, señalan desde la entidad. Esta repetición, que de seguir así podría llegar a las dos décadas, prueba que la apuesta de Movistar por el desarrollo de su red, la inversión en infraestructuras y en la atención al cliente fue acertada, permitiéndole destacar sobre la competencia, fidelizar clientes y captar nuevos usuarios.