La Justicia europea impone una multa de 2.400 millones a Google


El Tribunal General de la Unión Europea (TGUE) ha confirmado la multa de 2 400 millones de euros impuesta por la Comisión Europea a Google por prácticas anticompetitivas en su sistema de comparación de precios, relegando a sus competidores.

El TGUE, con sede en Luxemburgo, desestimó una apelación del gigante estadounidense de Internet y concluyó que había «abusado de su posición dominante» y «que debe confirmarse el importe de la sanción pecuniaria impuesta».

La empresa estadounidense había interpuesto un recurso contra la sanción porque, según expuso en sus argumentos ante el TGUE, es «incorrecta» a nivel legal y desde el punto de vista económico y fáctico.

Argumentó que los anuncios de Google Shopping «siempre han ayudado a la gente a encontrar los productos que buscan con rapidez y facilidad y a los comerciantes a dar con potenciales clientes».

El Ejecutivo comunitario impuso la multa tras una investigación que inició en 2010, en aquel entonces comisario de competencia, Joaquin Almunia, por supuestos abusos de posicionamiento en los motores de búsqueda.

La pesquisa concluyó que en el 90 % de los resultados del servidor de Google, los productos de la competencia estaban posicionados mucho más abajo.