La Oficina Técnica de la Sequía eleva a la situación de alerta por escasez de agua


La Oficina Técnica de la Sequía celebrada hoy adoptó la decisión de aplicar en los sistemas de Zamáns y Baíña, que abastecen a los ayuntamientos de Nigrán, Baiona y la una parte del ayuntamiento de Vigo, las medidas equivalentes a la situación de alerta por escasez de agua.

Asimismo, también se amplía la prealerta por escasez de agua al sistema de explotación del río Verdugo, ría de Vigo y de Baiona; y al sistema de la Costa de Pontevedra.

La directora de Augas de Galicia, Teresa Gutiérrez, presidió una nueva reunión de la Oficina Técnica de la Sequía, en la que participan también Protección Civil, Meteogalicia y la Consellería de Medio Rural, y que hizo seguimiento de la evolución de la situación de sequía prolongada en la que encuentra el conjunto de la Demarcación Hidrográfica de Galicia-Costa, de competencia autonómica.

Atendiendo a la evolución de la situación hidrológica y meteorológica de las distintas cuencas de la demarcación, los integrantes de la Oficina Técnica de la Sequía constataron la continuidad de la anomalía hidrológica que se viene advirtiendo desde principios de año.

En la reunión se constató que los caudales circulantes continúan en valores inferiores habituales para esta época del año, un 30% por debajo de la media de los últimos diez años, observándose un pico muy puntual debido a las lluvias inscritas entre el 12 y el 15 de septiembre. Sin embargo, se registra una pequeña mejora en relación a la última valoración de principios de septiembre, donde los caudales estaban un 32% por debajo del promedio de los últimos diez años.

En lo que se refiere a la ocupación actual de los embalses de abastecimiento de la Demarcación Hidrográfica Galicia-Costa se sitúa, a fecha 19 de septiembre, en el 61,58%, un 13% inferior a la ocupación media histórica y un 17% inferior a los valores de 2021.

En cuanto a la meteorología, tras un mes de agosto seco y extremadamente cálido, la lluvia inscrita en la primera quincena de septiembre para el conjunto de Galicia fue un 30% inferior al promedio climático de referencia.

No obstante es en la demarcación Galicia-Costa donde más se concentraron las lluvias durante lo que va de mes, lo que permitió desacelerar en algunas zonas el empeoramiento de la situación.