La OTAN exige una investigación transparente sobre el caso Navalny

Aumenta la presión sobre Rusia, a raíz del envenenamiento del líder opositor Alexéi Navalny. Los embajadores de la OTAN han mantenido una reunión extraoridinaria en Bruselas para consensuar una respuesta, sin olvidar que el agente nervioso que se utilizó se considera un arma química. El secretario general de la organización ha pedido una investigación internacional. «Hay pruebas más allá de cualquier duda de que el señor Navalni fue envenenado mediante el uso de un agente nervioso de grado militar del grupo Novichok», ha dicho Jens Stoltenberg. «Los aliados de la OTAN están de acuerdo en que hay preguntas muy serias a las que Rusia debe responder. El gobierno ruso debe cooperar plenamente con la Organización para la Prohibición de Armas Químicas en una investigación internacional imparcial». También ha pedido información sobre el programa Novichok.