La recarga inalámbrica estandarizada en China con la tecnología de WiTricity

El Consejo de Electricidad de China ha publicado el estándar GB/T 38775 que regula el diseño de los sistemas y las pruebas para la implementación de la recarga inalámbrica de vehículos eléctricos, basada en la tecnología de WiTricity.

El Consejo de la Electricidad de China ha publicado el nuevo estándar de recarga inalámbrica para vehículos eléctricos basado en la tecnología desarrollada por WiTricity. Según la corporación su tecnología de resonancia magnética ofrece la misma potencia, eficiencia y velocidad de carga que los métodos de carga cableados convencionales. El estándar está formado por cuatro partes que especifican los requisitos generales de comunicación entre equipos, los métodos de prueba, el diseño de los equipos y los sistemas de seguridad.

La tecnología de recarga inalámbrica promete cambiar, para bien, la forma en la que los usuarios perciben la movilidad eléctrica. De la mano de grandes compañías como Qualcomm o WiTricity, esta tecnología es cada vez más eficiente y los sistemas de monitoreo permiten mayor margen de maniobra para la recarga. Sin embargo, uno de sus grandes hándicaps es la estandarización.

El Consejo de Electricidad de China (CEC), es el encargado de regularizar el estándar de carga rápida cableada GB/T (‘GuoBiao’) que actualmente se está implementando en China. Se trata de uno de los protocolos más ambiciosos que se están generando en el mundo ya que alcanzará potencia s de carga de hasta 900 kW. Paralelamente, a través de su comité de normas, ha trabajado estrechamente con la corporación WiTricity, para ratificar y publicar el estándar inalámbrico asociado, designado como GB/T 38775. El conjunto está formado por cuatro partes que regulan diferentes aspectos. El primero se centra en los requisitos generales, el segundo en la comunicación entre los cargadores integrados y los cargadores externos, el tercero expone los requisitos especiales y los valores límite y el cuarto los métodos de prueba para medir la influencia electromagnética de las condiciones medioambientales.

También incluye los requisitos para la transmisión eléctrica, las especificaciones que debe cumplir el sistema en cuanto al diseño y los requisitos básicos de seguridad. WiTricity afirma que su tecnología de resonancia magnética ofrece la misma potencia, eficiencia y velocidad de carga que los métodos de carga cableados convencionales, pero no ha precisado sus detalles técnicos.

Junto al CEC y WiTricity, en el proyecto han intervenido también el Instituto de Investigación de Energía Eléctrica (CEPRI) y el Centro de Investigación y Tecnología Automotriz (CATARC) durante los últimos cuatro años. Según Alex Gruzen, CEO de WiTricity, el nuevo estándar “crea un camino claro para que los fabricantes de automóviles y sus proveedores implementen la carga inalámbrica en China”.

Dos empresas chinas ya han licenciado la tecnología y los diseños de WiTricity incluyendo todos los sistemas periféricos necesarios como son los de detección de objetos extraños, detección de posición y comunicaciones. Zhejiang VIE ha completado la construcción de una instalación de producción piloto en la que ensamblará sistemas de carga inalámbrica para fabricantes de automóviles. Anjie Wireless Technology demostró recientemente el funcionamiento de un sistema de estacionamiento autónomo que incorporaba la recarga inalámbrica montado en un coche eléctrico de Xpeng Motors.

Entre este año y el que viene tienen prevista su publicación varios estándares de carga inalámbrica como el de la Sociedad de Ingenieros de Automoción SAE J2954, el de la Organización Internacional de Normalización ISO 19363 o el de La Comisión Electrotécnica Internacional IEC 61980.