La Xunta asumirá el alquiler social de los colectivos más desfavorecidos durante la crisis del COVID-19

Imagen de unas viviendas_Xunta de Galicia

  • Se habilitarán ayudas para vivienda a la víctimas de violencia de género a través de la concesión del Bono de Alquiler Social

La Xunta asumirá la cobertura total del bono de alquiler social de los colectivos más desfavorecidos mientras se mantenga el estado de alarma de la crisis del COVID-19, así lo comunicó el presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, en la rueda de prensa del Consejo celebrada este viernes. Una medida que implica asumir la parte de la renta que no cubre el Bono de alquiler social.

Después de precisar que esta iniciativa beneficiará a 700 familias, el titular de la Xunta destacó además la autorización de la convocatoria de las ayudas en 2020 para vivienda a víctimas de violencia de género, a través de la concesión del Bono de Alquiler Social, en el marco del Pacto de Estado contra la violencia de género. Un colectivo que, añadió Feijóo “no puede esperar”.

Esta orden, dotada con un presupuesto de más de 2 millón de euros, tiene como objetivo atender con carácter urgente a las mujeres víctimas de violencia de género, en una relación de convivencia y de dependencia económica de su agresor. O, en el caso de mujeres víctimas de trata con fines de explotación sexual, de dependencia de la persona que mantenga sobre ella una relación de dominación.

El Bono de alquiler social para víctimas de violencia de género tendrá un importe de 225, 200 o 175 euros, según el ayuntamiento en el que se encuentra la vivienda alquilada. Y, equivale al 50% del importe máximo que puede conseguir el precio del alquiler de la vivienda en cada zona.

El Bono se concederá por un período de doce meses, prorrogable dos veces por la misma duración, de manera que podrá llegar hasta un total de tres años. Y se podrá solicitar una ayuda complementaria de hasta 600 euros, para el supuesto de la inmediata formalización de un contrato de alquiler.