LaLiga arranca con un homenaje a las víctimas de la pandemia

Un minuto de silencio para honrar a todas las víctimas de la pandemia. Así volvía la Liga española, con el derbi Sevilla-Betis, en un estadio Ramón Sánchez-Pizjuán sin público. El minuto de silencio también recordó al mítico defensa del Sevilla Campanal, capitán de la selección española en los años 50, fallecido recientemente.

El Betis no pudo hacer nada ante un Sevilla arrollador. Los de Lopetegui ganaron 2-0, con un discutido penalti que dará mucho que hablar.

Fue el derbi más triste y más extraño de su centenaria historia. Tras 95 días de parón obligado, había ganas de fútbol, pero fueron pocos los aficionados que se acercaron a recibir a los jugadores a su llegada al estadio, donde los bares cercanos permanecieron cerrados.

Unos 600 agentes vigilaron los alrededores del Sánchez-Pizjuán para evitar concentraciones de aficionados. Éstos tuvieron que conformarse con ver el derbi en casa o en un bar, inmersos en la nueva normalidad.