Las encuestas para el 26M alejan al PP de los principales puestos del poder local gallego


  • La pérdida de la mayoría del PP en la Diputación de Ourense entra por primera vez en campaña como hipótesis viable

Este 19 de mayo fue el último domingo previo a la entrada en vigor del veto a la publicación de encuestas hasta la celebración de las elecciones municipales y europeas, en virtud de lo estipulado por la ley electoral. La inminencia de ese plazo legal precipitó la publicación de inquéritos por parte de las editoras de varios periódicos impresos en Galicia con cifras dispares pero con una diagnosis general coincidente: atendiendo a sus pronósticos, el PP continuaría alejado de los principales puestos del poder local en Galicia. Esto es, de la mayoría de las alcaldías urbanas y sin posibilidades claras de sumar gobiernos en las diputaciones.

El escenario se dibuja con un PSOE al alza en la mayor parte de las ciudades con un PP que no se da recuperado plenamente de las caídas del 2015 y de las generales, mientras las mareas perderían fuerza y el BNG regresaría a las corporaciones de las que desapareció hace cuatro años además de reforzar su gobierno en Pontevedra.

Los socialistas, se beneficiarían de una bajada de las mareas gobernantes -ahora especialmente de Ferrol en Común y Marea Atlántica- que situaría a su alcance las alcaldías de Ferrol, A Coruña y Santiago -en este último caso, perseguido de cerca por una Compostela Aberta en recuperación y por el PP-, que el PP no sería quien de aprovechar. Además, auguran que el PSdeG podría seguir gobernando Lugo, Abel Caballero arrasaría en Vigo y el ourensano Rafael Rodríguez Villarino tendría posibilidades de hacerse con el bastón de mando en la que en este mandato fue única alcaldía urbana del PP. El BNG, por su parte, podría aspirar a la mayoría absoluta en Pontevedra.