Las protestas de los seguidores de Trump obligan a cerrar el Capitolio


  • El Pentágono activa 1.100 soldados de la Guardia Nacional por los caos en Washington/
  • Biden: «Nuestra democracia está bajo un asalto sin precedentes»/

Los seguidores del presidente Donald Trump irrumpieron este miércoles en el Congreso de EE.UU. tras derribar varias vallas de seguridad y enfrentarse con la Policía, que se ha visto superada, provocando caóticas escenas en la capital estadounidense. La alcaldesa Muriel Bowser declaró el toque de queda en la ciudad ante el caos generado, con miles de manifestantes en las calles de Washington.

El Congreso se encontraba reunido para validar los resultados de las elecciones de noviembre, en los que el demócrata Joe Biden resultó vencedor. Los seguidores del mandatario saliente se encaran con los agentes que conforman la barrera policial de seguridad y son repelidos con gases lacrimógenos. Posteriormente, se ven peleas en el interior del Congreso entre seguidores de Trump y policías.

Algunos de ellos aprovecharon las estructuras desplegadas para la toma de posesión del presidente electo, el demócrata Joe Biden, para escalar y acercarse a la escalinata del Congreso y a su acceso. La marcha, bajo el nombre de «Salvar a EE.UU.» comenzó de manera pacífica cerca de la Casa Blanca. Trump se dirigió a los manifestantes para prometer que «nunca» concedería la derrota y urgió a sus seguidores a marchar hacia el Congreso.

Biden: «Nuestra democracia está bajo un asalto sin precedentes»

El presidente electo de los EUA, Joe Biden, dijo este miércoles que la democracia del país «está bajo un asalto sin precedentes», una «insurrección» que «roza la sedición, y debe acabar ahora», después de la irrupción en el Congreso de cientos de seguidores del mandatario Donald Trump.

«Nuestra democracia está bajo un asalto sin precedentes, esto es algo que no se parece a nada que viéramos en los tiempos modernos. Un asalto al alcázar de la libertad, el propio Capitolio», dijo Biden en una declaración a la prensa desde Wilmington (Delaware).