Las villas marineras celebraron el día do Carme con mucha devoción


La Virgen do Carme, patrona de los marineros, volvió a salir al mar, después de dos años, a hombros de aquellos que se consagran a ella antes de cada marea. La Salve Marinera acompañó las procesiones por tierra y agua, y en Camariñas los danzantes, representaron su homenaje particular a la patrona debajo de los arcos engalanados y atravesaron la ría hasta Muxía como muestra de una rivalidad fiestera que se repetirá en unas  semanas en rumbo contrario. Tampoco faltaron en la jornada de este sábado las ofrendas florales en las rías. Los barcos en rueda dejan en el mar las rosas por los que perdieron la vida en él, mientras las caracolas hacen estremecer con su estruendo las aguas en las que trabajan cada día.

En Corme, se celebró con un acto de gran devoción el día de la patrona de todos los marineros y marineras, la Virgen del Carmen. La procesión marítima estuvo muy concurrida y tuvo un especial homenaje delante de la Cofradía en el Barco de Mourelle. Después de la misa, se celebró la tradicional procesión marítima. Policía Local y Protección Civil de Ponteceso estuvieron colaborando en todo momento con la Cofradía organizadora de los festejos.