Los agricultores solo podrán acudir a los cultivos situados a menos de 500 metros de la vivienda habitual

Un agricultor regando_PIXABAY

  • En ningún caso podrá haber más de dos personas en la finca, las cuales deberán respetar en todo momento las distancias de seguridad

El Diario Oficial de Galicia (DOG) publicó este martes la ORDEN de 23 de marzo de 2020 por la que se adoptan medidas de carácter obligatorio en relación con el COVID-19 en cumplimiento del Acuerdo del Centro de Coordinación Operativa de la emergencia sanitaria en la Comunidad Autónoma de Galicia ( Cecop), de 18 de marzo de 2020, sobre la venta directa de productos agroganaderos en los comprados, la venta de productos vegetales para la plantación en huertas de consumidores finales y el desplazamiento de agricultores y viticultores a los efectos de la realización de actividades agrarias.

En el documento se establecen una serie de normas y medidas a tener en cuenta por los profesionales del mundo agrario o relacionado con el mismo.

En primer lugar, se mantiene la prohibición hasta el 31 de marzo de la realización de los mercados tradicionales que tienen lugar en los ayuntamientos de Galicia con venta directa de productos agrícolas y ganaderos. Eso sí, se fomentará la venta de productos agrícolas y ganaderos por medios alternativos que no impliquen presencia física, como por vía telefónica, con realización de pedidos a través de la red en línea (correo electrónico), o similares, servidos por el productor en el domicilio del consumidor, y que eviten el desplazamiento de personas por la vía pública.

En segundo lugar, las personas agricultoras y viticulturas y sus trabajadores podrán efectuar los desplazamientos para la realización de los trabajos necesarios de atención y mantenimiento de los cultivos; y tendrá la consideración de agricultor/a profesional quien esté dado/a de alta en el Registro de Explotaciones Agrarias de Galicia (Reaga).

Además, las personas que tengan cultivos de autoconsumo, es decir, con fines no comerciales, podrán realizar los desplazamientos mínimos e imprescindibles para el mantenimiento y atención de dichos cultivos, siempre que el desplazamiento no supere una distancia superior a 500 metros de su vivienda habitual. En ningún caso podrá haber más de dos personas en la finca, las cuales deberán respetar en todo momento las distancias de seguridad y demás protocolos de prevención establecidos por la autoridad sanitaria.

En relación con la acreditación de la necesidad de desplazamiento, en las actividades agrarias consideradas de autoconsumo podrá realizarse con la presentación del carné de aplicador/manipulador de productos fitosanitarios.