Los presos del «procés» acarician el tercer grado

Los presos del procés están a punto de lograr el tercer grado. Las prisiones catalanas en las que cumplen condena han decidido por unanimidad dar un paso más en la semilibertad de la que gozan los políticos independentistas catalanes, condenados por el Tribunal Supremo español. La decisión final está en manos de la Consejería de Justicia catalana.

El que fuera vicepresidente de la Generalitat, los exconsejeros, la antigua presidenta del Parlamento catalán y los presidentes de Ómniun y la ANC solo tendrán que ir a prisión a dormir y podrán pasar los fines de semana en su casa. También podrán acumular días de permiso.

Gozan del segundo grado

De los doce procesados, nueve fueron condenados a penas de cárcel que van de los nueve a los trece años, por sedición y malversación. Desde hace unos meses gozan del segundo grado, un régimen de semilibertad que otorga el artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario, y que les ha permitido ir a trabajar.

Llevan entre dos años y medio y tres años entre rejas. Algunos ya han cumplido la cuarta parte de la condena, sumando la prisión preventiva y el tiempo pasado tras la condena de octubre de 2019. Fueron condenados por organizar el referéndum ilegal de independencia el 1-O de 2017 y por la posterior declaración unilateral de independencia de Cataluña, el 27 de octubre.