Louzán no declara y Piñeiro espera que el juicio quede en nada


El expresidente de la Diputación de Pontevedra, Rafael Louzán y la delegada territorial de la Xunta de Galicia, Luisa Piñeiro, rechazaron la existencia de un «sistema artificioso y en fraude de ley» para abonar a la constructora Eiriña unos 86.000 euros por un supuesto sobrecosto relativo a unas obras ejecutadas y no contratadas en el campo de fútbol del Buelo, en Moraña.

El actual presidente de la Federación Gallega de Fútbol y la exalcaldesa de Moraña están acusados de fraude y prevaricación junto a otro seis encausados que este viernes fueron citados a declarar por estas supuestas irregularidades en el juicio que se celebró en el Juzgado del Penitenciario número 3 de Pontevedra. Al entender que todas las preguntas que quería hacer ya habían sido respondidas por el resto de acusados, el abogado de Rafael Louzán renunció a interrogar su cliente, por lo que este se acogió a su derecho a no declarar.

Por su parte Luisa Piñeiro, exalcaldesa de Moraña en el momento de los hechos; Enrique Padres, dueño de la empresa Eiriña; el director técnico de esta constructora, Jaime Alvariñas y el exdirector de Infraestructuras en la Diputación, José Manuel Juanatey; y el arquitecto D.A.L.O.; solo respondieron a las preguntas de sus propios letrados, negando cualquier irregularidad en las obras investigadas.