Man de Camelle, memoria viva sobre aquel país de ‘Nunca Máis’


El 28 de diciembre de 2002 moría Manfred Gnädinger, conocido como Man o El alemán de Camelle, donde había llegado cuarenta años antes. Man falleció apenas un mes después de que el chapapote del Prestige comenzara a llegar a la costa, estropeando todo el litoral, comenzando por las obras que había ido componiendo al lado de su casa, en la propia costa de Camelle, en Camariñas.

A manera de homenaje y de reflexión sobre la catástrofe del Prestige se inauguró en el Museo MAN de Camelle la muestra Un “Nunca Máis” contado por las hijas de Manfred, que forma parte del proyecto expositivo Unha Gran Burla Negra, que echó a andar en los últimos meses del pasado año. La muestra, que permanecerá abierta hasta el próximo 29 de septiembre, se compone de una gran cantidad de material documental sobre las movilizaciones populares que siguieron a la catástrofe, comenzando por fotografías, carteles y otros elementos gráficos. El objetivo de esta muestra es “hacer memoria, celebrar el empoderamiento colectivo y la unión lograda en aquella época entre personas de diferentes lugares, y recuperar esta conciencia para aplicarla en el presente e imaginar el futuro que queremos en un tiempo en el que la cuestión medioambiental está muy vigente”, explica su comisaria, María Bella.