Marea negra en la costa paradisíaca de Mauricio

El gobierno de la isla de Mauricio ha declarado emergencia ambiental por el vertido de un petrolero. Ha pedido asistencia a Francia tras encallar el 25 de julio el buque MV Wakashio, de propiedad japonesa y bandera de conveniencia panameña.

El petrolero sigue varado frente a la zona conocida como Pointe d’Esny, su tripulación ha sido evacuada.Vecina del departamento francés de La Reunión, Mauricio se ve golpeada en su industria mayor, el turismo que llega atraido por las aguas del Índico, ahora contaminadas.

Pravind Jugnauth, primer ministro de Mauricio explicó:»Vamos a hacer un llamamiento a la Isla de la Reunión, a Francia, a Naciones Unidas y a otros países para que nos ayuden, porque aquí no tenemos ni experiencia ni capacidad para hacer frente a una catástrofe como esta».

El vertido pone en grave riesgo arrecifes, playas y albuferas de Mauricio. El buque cisterna llevaba 200 toneladas de diesel y 3800 de petróleo.