Medio Rural espera alcanzar un acuerdo con los comuneros del Xurés para reabrir la base antiincendios


El director general de Defensa del Monte, Manuel Rodríguez, espera poder llegar a un acuerdo “en las próximas semanas” con los comuneros de Porqueirós, en Muíños (Ourense) para poder reabrir la base de helicópteros antiincendios del Xurés. Así lo afirmó hoy en la Comisión 1ª del Parlamento, en respuesta a una pregunta sobre esta cuestión.

El responsable de Defensa del Monte explicó que ya mantuvo un encuentro con este colectivo el pasado 16 de diciembre, pocos días después de tomar posesión de su cargo, y que la Xunta mantiene en esta negociación “la mano tendida” para conseguir una solución satisfactoria para ambas partes.

En este sentido, Manuel Rodríguez avanzó que la Consellería de Medio Rural hará una propuesta a los comuneros para “compensarlos por el lucro cesante” y espera que esta sea aceptada. Enmarcó esta medida en los planes de la Xunta para conseguir acuerdos semejantes en toda Galicia, toda vez que buena parte de las 13 bases aéreas y de los 83 puntos de encuentro del personal antiincendios se encuentran en terrenos de montes vecinales en man común.

El director general advirtió de que la normativa que regula estos terrenos forestales establece que “los montes vecinales en man común podrán ser objeto de cesión temporal, en todo o en parte, a título oneroso o gratuito”. Hizo especial hincapié en este último concepto, especialmente cuando se trata -dijo- de una cesión “destinada a equipaciones a favor de la propia comunidad”, como también reza la legislación aplicable.

En esta misma línea, Rodríguez señaló que la existencia de la base de helicópteros en Muíños es “indudablemente beneficiosa tanto para los vecinos de esta localidad como, en general, para la defensa frente el fuego del Parque Natural del Xurés, para la provincia de Ourense y para toda Galicia”. En parecidos términos, reivindicó la labor del dispositivo de lucha contra los incendios y su plena imbricación en el rural gallego, por lo que descartó que una instalación de este tipo pueda considerarse una “molestia” para alguien.