Microsoft lanza una nueva tecnología para proteger Windows 10

Microsoft hizo públicos los primeros detalles técnicos sobre una nueva característica de seguridad que pronto formará parte de Windows 10: el Kernel Data Protection (KDP). Esta nueva tecnología tiene la misión de proteger ciertas partes vulnerables del kernel (el núcleo del sistema) de Windows con el fin de evitar su modificación mediante malware.

Dicha modificación suele llevarse a cabo a través de ataques de corrupción de datos, que los ciberdelincuentes usan para «atacar la política de seguridad del sistema, escalar privilegios, alterar la certificación de seguridad, etc». KDP logra evitar esta clase de ataques ataques configurando partes del kernel como de ‘sólo lectura’.

KDP, además, proporciona a los desarrolladores acceso a APIs programáticas que podrán usar para establecer qué partes del kernel de Windows necesitan ser protegidas en cada momento.

Microsoft destaca que, si bien la ciberseguridad es la aplicación primordial del uso de KDP, éste también ofrece otros beneficios: mejoras en el rendimiento, y uso por parte de aplicaciones anti-cheat y de gestión de derechos digitales (DRM).

Actualmente, KDP ya está incluido en la última compilación de Windows 10 Insider (la versión de prueba disponible sólo para ciertos usuarios), pero Microsoft no ha establecido aún los plazos para que esta tecnología desembarque en la versión estable de Windows 10.