Nueva campaña de la DGT para controlar el transporte escolar

Imagen de archivo de un niño en un autobús_PIXABAY

  • La campaña ha comenzado este lunes y finalizará el viernes 29.

La Dirección General de Tráfico ha puesto en marcha este lunes, dentro de su calendario anual de seguridad vial, una campaña especial de vigilancia de los vehículos de transporte escolar.

Hasta el viernes, 29 de enero, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil intensificarán las inspecciones sobre estos vehículos, comprobando que las autorizaciones y documentos que deben tener son los correctos para la prestación del servicio. Además, los agentes verificarán que las condiciones técnicas y los elementos de seguridad del vehículo son los que exige la normativa, así como los requisitos especiales que debe cumplir el propio conductor, como son el permiso de conducción o los tiempos de conducción y descanso.

Como es habitual en este tipo de campañas, también se ha invitado a los municipios a sumarse a la misma, de modo que la vigilancia de este tipo de transporte se realice tanto en zona urbana como en interurbana.

PRINCIPALES CAUSAS DE ACCIDENTES

El 90% de los accidentes se producen al bajar o subir del vehículo, y en muchos casos se trata de atropellos causados por una distracción, ya sea del menor, del conductor del transporte escolar o de los padres.

La velocidad inadecuada es otra de las principales causas, por lo que se controlará especialmente que se circula a la velocidad permitida y que no se hace uso del teléfono móvil u otros aparatos que supongan distracción. También se realizarán controles de alcohol y otras drogas entre los conductores.

Además, debido a la importancia que tiene el cinturón de seguridad en caso de accidente, se prestará especial atención al uso de estos en aquellos autobuses escolares que los lleven instalados.

Según diversos estudios el uso de un sistema de seguridad en autobuses reduciría las lesiones mortales en un 90% en caso de choque frontal o vuelco, ya que correctamente abrochado evita la proyección del pasajero (adulto o niño) y reduce los impactos en el pecho, abdomen y piernas.