Nuevo avance en las baterías de iones de litio


Las baterías de iones de litio son una innovación mucho más reciente de lo que pensamos y sólo existen desde hace 25 años, ganando gran popularidad en los últimos tiempos, ya que han demostrado ser valiosas para alimentar aparatos electrónicos más pequeños, como ordenadores portátiles y teléfonos móviles, aunque también destacan los coches eléctricos. Pues bien un nuevo material, desarrollado por Skoltech, un centro de investigación ruso, parece que ha encontrado una novedad para las baterías de iones de litio de los vehículos eléctricos.

Concretamente hablamos de un óxido de metal de transición rico en níquel, pero con una microestructura modificada que aporta más energía por unidad de volumen. Aparte debería prolongar la vida útil del cátodo y de la batería en general. Las pruebas realizadas, tras su modificación, confirmaron que el material resultante tenía la misma capacidad de almacenamiento de energía por unidad de masa que los actuales comercializados, pero presentaba una mayor densidad energética, lo que permitía acumular más energía en el mismo espacio.

Quizá con esta novedad se le de una nueva oportunidad a las baterías de iones de litio de los coches eléctricos, porque nos encontramos ante un material abocado a la escasez, ya que la mayor parte de la cadena de suministro mundial pertenece a China y las reservas de litio no son suficientes para satisfacer los niveles de demanda previstos en el mercado de los coches eléctricos y otros sectores.