Nuevo contacto de la empresa con los propietarios de los terrenos del parque eólico de O Campelo


Para ponernos en antecedentes, cabe recordar que, con fecha de 28 de junio de 2012, y mediante resolución de la Xefatura Territorial da Coruña da Consellería de Economía, Emprego e Industria, se sometía a información publica la solicitud de autorización administrativa, la aprobación del proyecto sectorial de incidencia supramunicipal, el estudio de impacto ambiental y la declaración de utilidad pública hecha por Kaekias Eólica. La dirección Xeral de Enerxía e Minas publicaba el listado de bienes afectados por el parque eólico Campelo.

La Dirección Xeral de Enerxía autorizó la solicitud de modificación efectuada en 2017 por Kaekias Eólica, pasando la titularidad del parque Campelo de Kaekias Eólica, S.A. a Greenalia Wind Power Campelo, S.L.U., presentando esta empresa la documentación técnica necesaria para seguir con la autorización administrativa previa y autorización administrativa de construcción. Finalmente, el 26 de abril de 2018 el Consello da Xunta declaró el interés especial del proyecto.

Varias alegaciones a título particular, político y de diferentes plataformas, por afectar tanto al patrimonio arqueológico, paisajístico, de la flora y de la fauna, han obligado a la empresa a variar la reubicación de alguno de los molinos adaptándose a las circunstancias del entorno. Mucho tuvo que ver la centaurea ultreiae, una pequeña flor protegida única en el mundo y que sólo crece en esta zona.

En este momento las negociaciones y los permisos ya están muy avanzados, así como la declaración de utilidad pública y la autorización para la línea de evacuación, que tendrá un recorrido superior a los 40 kilómetros para transportar la energía generada, entre otros, en O Campelo y hasta el centro de conmutación y control de reparto situado en Mesón do Vento, que para ello tendrá que transcurrir por los ayuntamientos de Coristanco, Carballo, Tordoia, Cerceda, Carral y Ordes.

Este pasado verano, y pese a las dificultades generadas por la pandemia, Greenalia mantuvo su actividad en la Costa da Morte, con la puesta en marcha de 27,7 MW de potencia repartidos en los parques de Alto da Croa I, Alto da Croa II y Monte Tourado, concluyendo así la primera fase de lo que la empresa denomina «Proyecto Eolo» y al que ha destinado 86 millones de euros. Con todo ello muy avanzado, la empresa Greenalia Wind Power Campelo S.L.U. ha retomado esta pasada semana el contacto con los propietarios de los terrenos afectados por el parque eólico O Campelo, ubicado entre los ayuntamientos de Carballo y Coristanco.

Los precios que ofrece la empresa a los propietarios del terreno por el alquiler del mismo varían en función de la ocupación llevada a cabo por los molinos o las instalaciones complementarias, quedando de la siguiente forma:

  • Zapata, plataforma, viales, T.Meteorológica y subestación: 0,85 € m2/año.
  • Vuelo y zanja: 0,42 € m2/año.
  • Además se prevé una indemnización por masa forestal, que si es de pino ronda los 20 € por tonelada y en caso de eucalipto puede llegar a los 24 euros por tonelada.

Este parque no afecta a espacios naturales protegidos pero se localiza en el entorno de tres humedales del Inventario Galego de Humidais: Lagoa de Alcaián, Marco do Couto y O Pozo.

En la segunda fase del proyecto, al que Greenalia denomina como «Eolo I CBT” se incluyen otros cuatro parques, Bustelo, Monte Toural, Touriñán y este que nos ocupa, O Campelo. La empresa está cerrando filas con los propietarios de los terrenos para negociar el alquiler de los mismos por 30 años, o en último caso si no es así, proceder a su expropiación forzosa, como decimos, tras la declaración de utilidad pública.

En estos montes existe mucha fauna además, sobre todo rapaces, murciélagos y búhos por lo que también se pide un control y seguimiento de una posible afección.

Sobre la afección al paisaje la Xunta dice que no afecta a la fervenza de San Paio por estar en la «visual contraria», ni a la laguna porque en la zona hay mucha «vegetación». Sobre el efecto de campos electromagnéticos por los aerogeneradores afirma que la afección es «muy baja», y respecto al «efecto parpadeo en sombra» durante la fase de funcionamiento, pide hacer un seguimiento. En cualquiera caso, con todos los permisos en regla, la empresa afirma que está previsto el inicio de las obras, como muy tarde, a mediados de este año 2021.