Polémica por un concierto de Raphael que reunió a casi 5.000 personas en Madrid


Un concierto de Raphael que congregó el sábado a casi 5.000 personas en el madrileño WiZink Center ha sido objeto de polémica pese a cumplir con las normas de seguridad contra el coronavirus, en una semana en la que varias comunidades, entre ellas la de Madrid, acaban de aumentar las restricciones para celebrar las fiestas navideñas limitando aún más las reuniones sociales (hasta seis personas y de dos núcleos familiares en el caso de la capital).

Los organizadores del WiZink Center han asegurado en un comunicado que se cumplieron todas las medidas exigidas para la celebración del evento, e incluso, se duplicó el espacio obligatorio entre butacas.

La presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, también ha corroborado que el espectáculo se celebró cumpliendo «todas las medidas de seguridad», aunque ha anunciado que, si sube la incidencia del coronavirus, «se suspenderán todos los eventos de las mismas características».