Prohibidas judicialmente las marchas del 8M en Madrid


La sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de la comunidad madrileña ratifica la prohición acordada por la Delegación del Gobierno. La sala entiende que el derecho a la manifestación y a la reunión «entra en conflicto con valores constitucionales como la salud pública y, más concretamente, la salud, la integridad física y la vida de las personas», que deben prevalecer. En este caso niegan que exista discriminación de género. La decisión fue criticada por las organizaciones que presentaron un total de nueve recursos. Los magistrados indican que «a pesar de la relativa mejora de los datos epidemiológicos en Madrid, el riesgo sigue siendo alto».