«Recíclate con Sogama» capta a casi 37.000 escolares


Cerca de 37.000 escolares de toda Galicia recibieron formación en materia ambiental de la mano del programa Recíclate con Sogama, una iniciativa con un enfoque teórico y práctico que se incorporó al Plan Proxecta de la Xunta de Galicia hace ya ocho años.

El objetivo principal del proyecto es inculcar en los niños buenos hábitos en la prevención de residuos y reutilización de productos, así como instaurar el reciclaje en las aulas y concienciar a la comunidad educativa sobre la correcta separación de los desechos y su posterior depósito en los contenedores correspondientes para ser transformados en nuevos materiales.

Para esto, la empresa pública autonómica proporciona a los centros educativos participantes – 25 por curso académico, mayoritariamente de primaria- los medios necesarios para que puedan llevar a cabo sus proyectos de reciclaje con las máximas garantías. Así, entre el material suministrado hace falta subrayar las denominadas islas de reciclaje, conformadas por tres contenedores de 120 litros de capacidad cada uno (amarillo, azul y verde genérico), así como composteros, que se reparten en aquellos colegios que disponen de servicio de comedor para que los restos orgánicos sean valorizados y convertidos en compost, un abono natural de alta calidad a utilizar como fertilizante en las huertas y jardines escolares.

Asimismo, Sogama se encarga de proporcionar todo el material didáctico necesario (folletos, presentaciones, vídeos, etc), reforzado con otro de carácter lúdico, tanto a través de juegos presenciales como online adaptados a cada tramo de edad, con el fin de trabajar la estrategia de los tres erres: reducción, reutilización y reciclaje.

La formación presencial a cargo de técnicos de Sogama también fue una tónica habitual a lo largo de las distintas ediciones, viéndose complementada con visitas periódicas a los colegios para comprobar la evolución de los proyectos y solventar posibles dudas.

De igual manera, Sogama vino convocando premios específicos para motivar al alumnado a trabajar con más intensidad en la reutilización y reciclaje a través de la elaboración de obras de arte a partir de materiales de desecho.

Finalmente, la labor desarrollada por cada centro se plasma en una memoria que debe presentarse a final de curso para ser calificada a través de la aplicación del Plan Proxecta.