Récord de llegada de inmigrantes a Canarias


Más de 17.000 inmigrantes han llegado a las Islas Canarias en lo que va de año. El aumento de las restricciones en la ruta del Mediterráneo ha hecho que cientos de personas cambien su trayectoria para llegar a Europa y opten por esta vía.

Cerca de 2.000 migrantes permanecen hacinados desde hace días en un campamento improvisado en el puerto de Arguineguín, en Gran Canaria, dando lugar a una crisis humanitaria de una magnitud que la región no vivía desde hace 14 años.

El archipiélago español está alcanzando cifras de llegadas que solo se habían dado en 2006, cuando llegaron a las islas 31.678 personas. Entre el uno de enero y el 15 de noviembre de 2020 han llegado de forma irregular a Canarias 16.760 personas, un 1.019% más que en el mismo periodo del año anterior.

Las autoridades españolas instalaron en agosto un campamento en el puerto de Arguineguín, en Gran Canaria. La llegada masiva de embarcaciones, que se encuentran generalmente en malas condiciones, ha hecho que las instalaciones provisionales vean sobrepasada su capacidad. Previsto para 400 personas, en este momento el campamento acoge cerca de 2.000. Muchas de ellas tienen que dormir a la intemperie. Además, más de 5.000 duermen en hoteles y apartamentos turísticos.

El ministrio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, ha asegurado hoy en una visita a Canarias que el Gobierno se compromete a habilitar 7000 plazas para dar acogida a las personas que han llegado al archipiélago de forma irregular este año. El ministro se ha comprometido a habilitar espacios para incorporarlos al sistema de acogida, como naves o centros educativos en desuso. La ministra española de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, ha asegurado que pedirá ayuda a la ONU para poder afrontar la crisis migratoria.

Por su parte, otro ministro, el del Interior, Fernando Grande-Marlaska, se encuentra de visita oficial en Marruecos donde se ha reunido con su homólogo, Abdelouafi Laftit. Entre los temas que se espera abordar durante las reuniones se encuentra la inmigración, el ministro español ha pedido a Laftit que se incremente el control de los flujos migratorios. Grande-Marlaska mantiene por el momento que no se van a trasladar personas a la penínisula.

Mientras tanto, el Gobierno regional de Canarias presiona para que el Ejecutivo de Pedro Sánchez actúe en los países de origen para que Senegal, Mauritania, pero sobre todo Marruecos, los principales emisores de migrantes, refuercen el control de sus costas con el fin de evitar la salida de embarcaciones, además de impulsar los mecanismos de repatriación. Los flujos migratorios siempre han jugado un papel importante en la relación diplomática que ambos paíse mantienen. Es el séptimo viaje de Grande-Marlaska a Marruecos desde 2018.