Sánchez enfría los deseos de Iglesias de entrar en un futuro ejecutivo de coalición

El presidente del Gobierno en funciones insiste en que quiere un gobierno socialista e insta a Pablo Iglesias a reconsiderar su estrategia tras los resultados electorales de este domingo. Desde la propia coalición, el líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón, se desmarcó también de la postura de Iglesias.

Unidas Podemos insiste en que el revés electoral en las municipales y autonómicas no impide que sigan siendo determinantes para invertir a Sánchez. Por eso, no retiran su demanda de entrar en el futuro ejecutivo.

Irene Montero, portavoz de Unidas Podemos, reitera que «somos decisivos para que haya un gobierno de coalición progresista en España y creo que todo eso es lo que la gente quiere. Vamos a trabajar para eso desde la posición que nos dieron, que es modesta, pero no olvidando que nosotros nacimos para gobernar».

Pero Pedro Sánchez cree que el 26- M sí obliga a Iglesias a reconsiderar su estrategia y a aceptar el ejecutivo monocor. Pedro Sánchez, presidente del Gobierno en funciones, aboga por «no mirar el carnét político, sino mirar si compartimos una orientación política determinada, con independientes de reconocido prestigio incorporados al Gobierno. Esa es la línea en la que vamos a seguir trabajando después del 26 de mayo , es más, con más convicción».

Izquierda Unida, se desmarca también de la exigencia de Podemos: dice Alberto Garzón que no se puede empezar la casa por el tejado. Alberto Garzón, coordinador general de IU, dice que «nosotros queremos un acuerdo y un pacto y eso abre múltiples posibilidades, y estamos abiertos a cualquiera. No podemos empezar la casa por el tejado» «Vamos a trabajar por un acuerdo con el Partido Socialista para garantizar un gobierno que revierta los recortes acumulados, pero eso no depende solo de nosotros, depende sobre todo del Partido Socialista. Y subrayo: estamos abiertos la cualquier posibilidad».

Unidas Podemos advierte un cambio de discurso entre los socialistas y les advirte que las familias trabajadoras no entenderían un acercamiento a Ciudadanos.