Sanidad realizará una investigación para determinar la responsabilidad del virus de Corme

  • Se mantiene la recomendación de evitar el consumo de agua de la traída.

El consumo de agua embotellada en Corme tendrá que continuar, por lo menos, hasta este viernes, cuando está previsto que se conozcan los resultados de los análisis que determinarán si el agua de la traída está contaminada con el virus causante de un andazo de gastroenteritis en la villa. Esta es la hipótesis con la que siguen trabajando las autoridades sanitarias a la vista de todos los datos de los que disponen. Porque el contacto con el agua de la traída es el nexo de unión entre todas las personas que acudieron al médico con los mismos síntomas. El análisis que hizo público Espina y Delfín, la empresa concesionaria del agua, descarta contaminación microbiológica, pero aun no se sabe si también se puede descartar la presencia de norovirus.

El presidente de la Asociación de Vecinos Eduardo Pondal de Corme asegura que se tomaron muestras el lunes. Un virus como el que causa estos síntomas puede resistir los niveles de cloración exigidos para el agua potable, y temperaturas de hasta 60 grados centígrados. De ahí que se siga recomendando no ingerir agua de la traída ni usarla para cocinar hasta tener la certeza del origen del andazo.

Mientras, las autoridades locales aseguran que va remitiendo el número de casos. Una vez se conozca el origen de este andazo, Sanidad realizará una investigación para determinar la responsabilidad de lo ocurrido.