Se recrudece la violencia callejera


Durante el pasado fin de semana Barcelona fue protagonista de las protestas celebradas contra las restricciones y el estado de alarma. La plaza de Sant Jaume de la ciudad condal y sus alrededores fueron escenario de enfrentamientos protagonizados por grupos de personas que provocaron graves altercados, como el asalto a un Decathlon. Pero no fue la única. En Burgos, la intensidad de los disturbios obligó, en algunos momentos, a los agentes de la policía local y nacional a replegarse. En Madrid los violentos cortaron la Gran Vía con barricadas formadas por contenedores ardiendo. El resultado final: 33 detenidos, algunos de ellos por saqueo a tiendas, y 3 policías con heridas leves. El SAMUR llegó a atender la 12 personas.