Tensión entre Turquía y Francia a raíz de las caricaturas de Mahoma


En Turquía, la campaña contra Francia gana terreno. Grupos de manifestantes han salido a la calle para exigir al presidente francés que detenga lo que definen cómo” ataques contra el islam”. Y también se alienta un boicot contra los productos franceses que han empezado a ser retirados de las tiendas.

Todo ello alentado por las soflamas del presidente turco. “Le pido a mi nación aquí y ahora que dejen de lado los productos etiquetados en Francia. No los compren», ha dicho Recep Tayyip Erdogan.

El tono empezó a subir a raíz de las palabras del presidente Emmanuel Macron afirmando que Francia “nunca renunciará a las caricaturas”. Reivindicaba así el derecho a la libertad de expresión, tras el asesinato de un profesor que murió decapitado por haber enseñado las viñetas de Mahoma en clase.

Y la espiral ha seguido creciendo, con Erdogan afirmando que el presidente francés “tiene problemas mentales”, y Paris llamando a consultas a su embajador.