UB Lavadores Vigo y Rubensa BM Porriño campeones de la Copa Galicia de Balonmano

Foto de familia._Cedida.

UB Lavadores Vigo y Rubensa BM Porriño se proclamaron este domingo en el Gatañal campeones de la Copa Galicia 2022 en dos partidos tremendamente disputados y luchados hasta el final.

La final masculina fue la primera en disputarse y con un gran inicio por parte del conjunto vigués, que logró adelantarse en el marcador con distancias de hasta cinco tantos (9-4, mí. 12), con rápidas salidas en ataque que pillaba la defensa rival descolocada. A partir de ahí, comenzó la remontada del Indupor BM Porriño, gracias a una buena defensa y la aportación del meta Guedes, que creció bajo palos. Las contras de O Porriño significaban goles rápidos y así el conjunto dirigido por Dani Benaches logró darle la vuelta al marcador para ponerse por delante antes del descanso. 16-18, al final de los 30 minutos iniciales. La segunda parte discurrió tremendamente igualada, con muchos empates en el marcador y distancias mínimas, para llegar a un final de infarto. La falta de cinco minutos, el Lavadores tenía dos tantos de ventaja (32-30), pero el Indupor logró igualar en menos de de los minutos (32-32). Los últimos minutos fueron de infarto. Diego Pérez volvió a poner por delante en el marcador al conjunto vigués (33-32), pero hubo sufrimiento hasta el final. O Porriño tuvo la opción de igualar el partido con un lanzamiento de siete metros con el tiempo ya finalizado, pero el lanzamiento de Fernando Mosquera, que llevaba diez tantos, se estrelló en el palo. Así, triunfo para los vigueses en la Copa Galicia 2022.

Final femenina

A continuación, se jugó la final femenina entre Rubensa BM Porriño, que defendía el título del pasado año, y Oliveira&Faro Saeplast Cañiza. También fue un partido igualado, a pesar de lo que dice el resultado final. En los primeros diez minutos, intercambio de goles y continuos empates (7-7). A partir de ahí, el Porriño logró escaparse en el marcador de hasta cinco goles, gracias a aportación en ataque de Carme Castro (14-9, mí. 18), pero una nueva reacción del Cañiza logró volver a meter emoción al partido para alcanzar el descanso solo dos tantos abajo (17-15). En la segunda mitad, parecía que el Rubensa iba a resolver el partido, pero el Cañiza se resistía y lograba recortar para ponerse nuevamente la dos tantos (24-22, mí. 44). Fue aguantando hasta casi los últimos minutos a solo tres goles (31-28), pero era necesario arriesgar y así el conjunto dirigido por Abel Estévez logró abrir distancias en el marcador.