Un motín dejó 57 muertos en una cárcel del norte de Brasil


Se trató de un sangriento enfrentamiento entre dos bandas criminales rivales en una remota cárcel del interior del estado amazónico de Pará, situado en el norte de Brasil. Al término de más de cinco horas de motín, las autoridades confirmaron que por lo menos 57 reclusos del Centro de Recuperación Regional de Altamira, en el sureste del estado, perdieron sus vidas. De entre ellos, 16 fueron decapitados y los otros 41 fallecidos murieron asfixiados a raíz del humo que se propagó por diversos espacios del complejo carcelario después de que los atacantes se encerraran en un salón e incendiaran el local. Se trata de la mayor masacre en presidios brasileños en el que va de 2019.