Vieiro publica un análisis del consumo de diferentes sustancias entre escolares de secundaria


La asociación Vieiro dentro del ámbito de la prevención escolar llevó a cabo el programa «Constrúe o teu mundo» durante el segundo trimestre del curso 2018/2019. A través de un cuestionario anónimo realizado a un total aproximado de 1.100 escolares de educación secundaria se ha realizado un estudio para recoger los datos sobre los primeros consumos en esta etapa escolar.

Con este estudio la Asociación Vieiro ha realizado un informe con los consumos detectados, diferenciando dos grupos: por un lado, los consumos asociados a los alumnos y alumnas de 1º e 2º ESO; por otro lado: los correspondientes a los cursos de 3º e 4º. Se establece esta diferencia dado que los consumos varían en función de la edad.

CONSUMOS 1º E 2º DE ESO

TABACO ALCOHOL CANNABIS
EDAD DE INICIO 10,07 anos 9,85 anos 12,6 anos
Nunca 83,12% 50,67% 97,27%
Probé 1-2 veces 7,52% 39,73% 1,58%
Consumo una vez al mes 2,09% 8,24% 0,89%
Consumo todas las semanas 7,27% 1,36% 0,26%

La tabla presentada corresponde a los datos obtenidos en el primer grupo, compuesto por alumnos y alumnas de edades comprendidas entre los 12 y 14 años.

En el caso del tabaco, la mayor parte del alumnado encuestado refiere no haber probado nunca el tabaco, no obstante se detecta pequeños porcentajes de consumos de alumnos y alumnas que afirman consumir esta sustancia de forma continuada. El patrón de inicio de consumo sigue repitiéndose, a escondidas, sólo/a o en compañía del grupo de iguales o de algún familiar de edad similar. La edad media de inicio del consumo se sitúa entorno a los 10 años.

En el alcohol el caso es diferente, ya que el porcentaje de los que ya han probado es casi la mitad de los alumnos y alumnas encuestados, observándose porcentajes significativos en los consumos mensuales e incluso semanales. La edad media de inicio del consumo se sitúa cerca de los 10 años de edad y el patrón de inicio de consumo sigue a ser el mismo detectado en otros años: en compañía de la familia y en un ambiente festivo.  Este tipo de actitud permisiva frente al consumo de alcohol así como su normalización potencia la aparición de futuros consumidores/as, ya que se tienden a repetir comportamientos que se entienden como normales dentro del entorno más próximo.

Con respecto al cannabis, en los últimos años el porcentaje de consumidores/as ha aumentado, reduciéndose además la edad de inicio del consumo a la media de 12,6 años. En los datos recogidos a alumnos comprendidos entre los 12 y 14 años de edad de detecta pequeños porcentajes de primeros consumos e incluso de fumadores habituales de esta sustancia. La percepción de riesgo que los menores tienen de esta sustancia es muy baja, y cada vez está normalizándose más su consumo, motivado también por muchos aspectos de la cultura juvenil que ensalzan este tipo de consumos. Además los mitos entorno a ella son muy numerosos: «es menos dañina porque es natural», «es medicinal», etc.

La tabla y el gráfico anterior muestran los resultados obtenidos en el grupo compuesto por alumnos y alumnas de entre 14 y 16 años, correspondientes a los cursos de 3º y 4º de ESO.

Con respecto al tabaco en este grupo de edad los porcentajes de consumidores/as habituales aumentan significativamente, sobre todo en el caso de los que afirman consumirlo de forma semanal.

En el alcohol los datos muestran una realidad preocupante en el consumo de esta sustancia, ya que solo una pequeña cantidad del alumnado no la ha probado todavía. Los porcentajes de consumidores habituales aumentan significativamente, tanto de los que afirman consumirlo al menos una vez al mes como los que lo hacen todas las semanas. En estas edades el ocio nocturno y el binomio diversión-alcohol puede hacer que este último porcentaje se dispare, ya que son muchos los que afirman beber alcohol cada vez que salen. Por lo que este porcentaje se incrementará notablemente al mismo tiempo que comienzan a salir de noche.

En el caso del cannabis aumentan los porcentajes de consumidores habituales que afirman consumirlo todas las semanas o al menos una vez al mes. La edad media de inicio del consumo de esta sustancia es de 14 años.

Por otro lado, ya se detectan consumos tanto de cocaína como de otras drogas de síntesis, existiendo incluso pequeños porcentajes de consumo de al menos una vez al mes y de todas las semanas.

Teniendo en cuenta que se tratan de menores de entre 12 y 16 años, los datos muestran una realidad preocupante en el uso y abuso de sustancias adictivas, por lo que no debemos de descuidar la labor preventiva y la responsabilidad del entorno familiar, social y educativo, pilares fundamentales en el desarrollo evolutivo y psicológico de los menores.

Con todo, debemos tratar con cautela los datos reflejados, ya que estos no son una reproducción exacta de la realidad. Muchas de las respuestas pueden estar influenciadas por deseabilidad social, por la presión de los/as compañero/as o ser contestadas sin haber entendido su enunciado correctamente.