Zas | Temor entre las asociaciones de Baio por la mala finalización de las obras sobre el puente

Obras en el puente de Baio_Asociación Empresarios Comarca de Soneira

  • Esta semana habrá un nuevo corte de tráfico para retomar los trabajos pendientes

Durante esta semana, de miércoles a viernes, se procederá a un nuevo cierre del tráfico en el puente sobre el Río Grande en Baio, Zas, para finalizar los trabajos que habían quedado pendientes antes de Navidad. Sin embargo, desde la Asociación de Empresarios Comarca de Soneira se muestran preocupadas por la posible finalización de algunas intervenciones, ya que consideran que pueden acarrear problemas de accesibilidad, de seguridad vial e incluso problemas domésticos.

Por la parte de Baio preocupa el margen izquierdo en el paso de cebra. Para cumplir con los criterios de accesibilidad, la obra cuenta con una gran rampla que, según comunican las entidades, crea «problemas de seguridade debido ao muro que hai nese mesmo lado antes da ponte e que en principio quedaría máis baixo que a propia rampla». Otra preocupación es la referida al agua que bajará por esa cuesta en días de lluvia y que podría acabar entrando en la casa que se encuentra justo antes. De darse el caso «necesitaría unha recollida de augas para evitar ese problema».

Desde el lado de A Piroga, perteneciente al ayuntamiento de Vimianzo, preocupa el final del puente sobre todo en el tema de la acera que finaliza en la propia infraestructura y que quedó «desfeita por todo o parcheado que quedou antes da ponte».

Además, desde las diferentes asociaciones de Baio y A Piroga señalan que el puente está inclinado a un lado. Tras comunicárselo a los responsables de la obra, estos explicaron que esa inclinación estaba hecha a conciencia para que los vehículos redujesen la velocidad. Los comerciantes entienden la situación aunque señalan que con ese cambio tan brusco «algúns vehículos case deixan a defensa na zona».

Reanudación de las obras

Si las condiciones meteorológicas son óptimas, estes miércoles se iniciarán los trabajos de pulido del aglomerado de la calzada así como la colocación de las juntas de dilatación del tablero del puente. Durante la ejecución de las obras se mantendrá operativo en todo momento un paso para los peones y se desviará el tráfico rodado por la vía de alta capacidad VG-1.5.

Además, este lunes días se iniciaron los trabajos de pavimentación de la acera del margen de aguas abajo, en la margen derecha, y a finales de semana se realizará la del margen contrario. Posteriormente se continuará con el pavimento de loseta para completar el itinerario peatonal hasta las aceras existentes. Las obras finalizarán con la instalación de la señalización y marcas viarias, que está previsto realizar a principios del mes de febrero.

La Xunta está invirtiendo 328.000 euros en las obras de rehabilitación y ampliación de este puente con el fin de poner en valor a propia estructura y su entorno.