Alemania toma el control de las refinerías de la petrolera rusa Rosneft en el país


El Gobierno de Olaf Scholz tomará el control de la petrolera rusa Rosneft en Alemania para asegurar, dijo el canciller, el suministro de energía en el país. Todas las refinerías que manejaba Rosneft pasarán a manos estatales, incluida la de la ciudad de Schwedt, ubicada cerca de la frontera con Polonia. Esta nacionalización de facto viene acompañada de un importante paquete de inversiones del Gobierno para inyectar confianza. 1 000 millones de euros serán dirigidos a la planta de Schwedt para mantener a sus 1 200 empleados en sus puestos. La toma de control de Rosneft, al igual que ocurrió con Gazprom Germania en abril, responde al embargo petrolero contra Rusia, que entrará en vigor el próximo 1 de enero. Alemania se ha comprometido ante la UE a dejar de depender del petróleo ruso. Scholz confirmó ante la prensa que el presidente Vladímir Putin no fue informado de antemano de la decisión de traspaso.