Anunciada la licitación de las obras de la senda entre A Ponte y Santa Catalina, en Santa Comba


La conselleira de Infraestructuras y Movilidad, Ethel Vázquez, anunció la licitación de las obras de la senda entre A Ponte y Santa Catalina, en el ayuntamiento de Santa Comba, que estarán finalizadas en primavera con una inversión de la Xunta de 177.000 euros. Vázquez Mourelle, junto con el delegado territorial de la Xunta en A Coruña, Gonzalo Trenor, y la alcaldesa de la villa, María Pose, presentó el nuevo itinerario, que se habilitará a lo largo de 450 metros de la carretera AC-404 con el objetivo de reforzar la seguridad vial y favorecer la movilidad a pie de los vecinos.

La conselleira explicó que las empresas interesadas en la ejecución de los trabajos tienen hasta el 8 de agosto para presentar sus ofertas. La Xunta ya está avanzando en los actos expropiatorios de los 9 predios necesarios para ejecutar las obras: a comienzos de junio convocó el levantamiento de los actas previos y el levantamiento de actas de ocupación está previsto para el próximo 12 de agosto. Ethel Vázquez adelantó que el objetivo de la Xunta es poder adjudicar los trabajos en torno al mes de noviembre para iniciarlos la finales de año o comienzos de 2023, con un plazo de ejecución de 4 meses.

El nuevo itinerario, fundamentalmente de uso peatonal, va a permitir a los vecinos hacer sus desplazamientos cotidianos de manera más cómoda, más seguro y también más saludable, evitando el uso del coche y facilitando caminar. Ethel Vázquez concretó que que ejecutará esta nueva senda por el margen derecho de la carretera autonómica, en el tramo de 450 metros comprendido entre A Ponte y Santa Catalina que mejorará el tránsito peatonal al unir las aceras actuales, en los tramos anterior y posterior, con la nueva senda que se va a habilitar, alcanzando un itinerario continuo que conecta los principales equipamientos.

Este nuevo itinerario tendrá un ancho de 1,80 metros, acorde a las aceras existentes, e irá separado de la carretera por un borde de hormigón y una zanja de seguridad de 1,20 metros. También se ejecutará un muro de contención de más de un metro de altura a lo largo de 8,5 metros para salvar el desnivel en el terreno y sostener la senda sin afectar al arroyo de las Dornas. Además, se colocará barrera metálica a lo largo de 12,50 metros sobre el muro y se completarán los trabajos con la reposición de la señalización necesaria.

La intervención cuenta con financiación comunitario de los fondos REACT-EU, de respuesta de la Unión Europea frente a la pandemia de la covid-19.