Apoyo del Ayuntamiento de Carballo para mejorar la atención temprana en Bergantiños


  • El alcalde y la concejala de Igualdade e Benestar acompañaron al presidente de la AGAT y a la coordinadora de la UDIAF en la rueda de prensa que ofrecieron en Carballo este lunes

El alcalde de Carballo, Evencio Ferrero, expresó este lunes el apoyo del Ayuntamiento a la Asociación Galega de Atención Temperá (AGAT), que gestiona la Unidad de desarrollo infantil y apoyo familiar (UDIAF), y a la Consellería Política Social, de la que depende el servicio, para que los niños y niñas de 0 a 6 años reciban la mejor atención posible. «No seu momento colaboramos con AGAT para que non se perdese a oportunidade de contar con este servizo na comarca de Bergantiños, e nese sentido facilitamos a súa implantación coa cesión dun local, pero entendemos que a atención á infancia transcende as competencias dos concello e debe estar coordinado a nivel autonómico», explicó.

El alcalde y la concejala de Igualdade e Benestar, Maica Ures, acompañaron también al presidente de AGAT, Jaime Ponte, y a la coordinadora de la UDIAF de Bergantiños, Yaiza Antelo, que decidieron realizar una comparecencia pública para explicar la situación actual del servicio y aclarar diversas informaciones difundidas en las últimas semanas sobre su funcionamiento.

El presidente de AGAT, una entidad formada por profesionales de diferentes áreas especialistas en desarrollo infantil, explicó que las tres UDIAF que gestionan en Galicia (Bergantiños, O Salnés y Deza) nacieron hace 13 años por iniciativa de esos profesionales «e polo apoio da Xunta de Galicia» aunque, según expuso Jaime Ponte, la comisión interconsellerías creada para abordar los protocolos y criterios de funcionamiento no se reúne desde el año 2014 ni se actualizan desde hace años los presupuestos que se destinan a la financiación del servicio, mientras que se están primando nuevas unidades municipales que atienden a menos niños con más recursos.

Ponte achacó a esa falta de financiación la precariedad actual del personal ya que, por ejemplo, en la UDIAF de Carballo los fondos solo permiten mantener a tres profesionales «para atender a unha comarca na que hai miles de nenos». Eso provoca los largos listados de espera existentes en la actualidad a pesar de que «levamos anos advertindo desta situación e pedindo solucións», aseguró. Por otra parte, durante la comparecencia recibió una llamada de la Consellería de Política Social que podría ser el anuncio de una solución, pero en AGAT piensan que el funcionamiento de las unidades «debe regularizarse e funcionar igual en toda Galicia» y, en ese sentido, están dispuestos incluso a dejar la gestión de las unidades en las manos de la Xunta.

Jaime Ponte pidió disculpas a las familias por la demora en la atención y por posibles situaciones en las que pudieran sentir que sus demandas no fueron bien acogidas. La UDIAF de Bergantiños lleva atendidas a 402 familias, que siempre realizaron una valoración excelente del servicio (la última, de 4,8 sobre 5), y en todos estos años nunca se registró una reclamación. Además, quiso agradecer el apoyo de los ayuntamientos y de los profesionales de la enseñanza, de la sanidad y de los servicios sociales con los que trabajan a diario, porque «o que intentamos é cambiar as condicións e os entornos de crianza dos nenos, para que teñan as mellores condicións de socialización non só na hora nas que son atendidos na UDIAF, senón as 24 horas do día».

Yaiza Antelo, por su parte, explicó los cambios en la periodicidad de las sesiones que fue preciso realizar durante la pandemia debido a los protocolos establecidos por la Xunta de Galicia, aunque en la actualidad está restablecido el funcionamiento habitual del servicio.

Tras escuchar a los representantes de AGAT y de la UDIAF, Evencio Ferrero expresó su apoyo a la demanda de ampliación del servicio «porque vendo a demanda é evidente que a dotación actual é insuficiente» y manifestó su confianza en la utilización de «criterios obxectivos e obxectivables» para atender las necesidades de una población tan sensible como la infantil.