Betanzos le solicita a la Xunta una modificación de la señalización de la carretera a Abegondo

3 minutes read

El Ayuntamiento le solicitará a la Consellería de Infraestructuras y Movilidad una serie de actuaciones en las carreteras que son de su competencia con el fin de buscar solución a diversas “problemáticas” que a afectan la un buen número de vecinos y vecinas en diversas zonas del municipio. Entre ellas, la alcaldesa, María Barral, explicó la situación que padecen el vecindario del Farragoto que, desde el pintado y señalización de la vía realizado por la Xunta, están “obligados a recorrer más de cuatro kilómetros para acceder la este núcleo de población”.

La línea continua de señalización que prohíbe los giros a la izquierda en dirección Betanzos-Mesón do Vento, lo que obliga a dar el giro en la rotonda de Montellos y recorrer una importante distancia que, en muchos casos, el vecindario tiene que realizar “varias veces al día”. En este sentido, desde el Ayuntamiento se pedirá a la Xunta que  reponga  la “señalización que existía hasta ahora en ese tramo” y que permitía el acceso al núcleo del Farragoto.

El Ayuntamiento también pedirá otras mejoras en esta misma vía que “llevan años sin ser atendidas”  y en las que de “forma periódica” se suceden situaciones peligrosas tanto para peones cómo para conductores. El gobierno local recuerda que el pasado año se volvieron a producir varios accidentes en la vía que une Betanzos con Abegondo, una situación que se repite y que hace que desde el Ayuntamiento se reitere la petición a la Xunta  para que “de una vez por todas mejore el tramo urbano de esta  carretera a su paso por Guiliade, además de otras actuaciones solicitadas desde hace años como la reforma de la misma vía a su paso por Infesta y, en concreto, por la ponte sobre el ferrocarril”. A ellas se une la necesidad de una “urgente” pavimentación de muchos tramos y el desbroce de vegetación en las aceras en Infesta y que provoca  que los peones tengan que invadir la calzada para poder caminar “con el peligro que eso supone”.

En el caso de Guiliade, se trata de un tramo netamente urbano, con viviendas por ambas márgenes, por lo que considera que es necesario reducir a la velocidad, como mínimo, de 70 km/hora a 50 km/h. El gobierno local no logra entender cómo, con las características propias de Guiliade, con un núcleo netamente urbano, el tramo no se identifica ni cómo travesía ni zona urbana, por lo que se mantiene la velocidad a 70 kilómetros por hora con el riesgo que iso supone para el vecindario de la zona que cada día transita por la vía y que, ante esta situación, no tiene una zona de paso peatonal segura. La solución allegada por la Xunta ante esta situación fue que ” se incrementaran los controles para sancionar a los conductores que circulan por encima del límite de velocidad”, una alternativa a la que el Ayuntamiento no se opone, pero que “debería de estar acompañada por un cambio de señalización y la reducción de velocidad”.

La alcaldesa, María Barral, también se refirió al tramo de Infesta, un punto negro del municipio en el que desde hace años el Ayuntamiento insiste ante la Xunta para que aborde la reforma de la ponte sobre el ferrocarril. “Se trata de un punto en el que se producen constantemente accidentes, algunos, hace años, con víctimas mortales. Es necesario modificar el tramo, e incrementar la seguridad vial y, de forma especial, de los peatones”.

Además de esta actuación, la primera edil solicitará la construcción de aceras en la zona de Piadela-Guiliade, así como la creación de un camino seguro que una Betanzos con la residencia de la tercera edad y el centro Padre Menni.

Estás seguro de que quieres desbloquear este artículo?
Desbloquear izquierda : 0
Estás seguro de que quieres cancelar la suscripción?