Carballo acumuló 42 litros de agua por metro cuadrado y cerca de mil rayos

A punto de entrar en otoño, Galicia se enfrenta desde este jueves a un aviso amarillo por fuertes lluvias y tormentas. El causante fue un centro de bajas presiones al oeste de Portugal, y al oeste de Galicia, que causó inestabilidad atmosférica con aire frío en altura y aire caliente en superficie. Ingredientes más que perfectos para que tengamos esas tormentas. Los cielos tornaron negros a las 6 de la tarde en la comarca de Bergantiños con lluvias localmente intensas. A media tarde de este jueves habían caído en toda la comunidad más de 4.400 rayos, entre la tierra y la zona de mar, aproximadamente unos mil en la Costa da Morte, donde además en Carballo se llegó a acumular hasta 42 litros de agua por metro cuadrado. Los daños más significativos por inundaciones de calles y alcantarillas saturados estuvieron centrados en las calles Ponte da Pedra, Valle Inclán, Júpiter, Revolta, Avenida de Razo, Andorra y Santa María. También se produjeron varios cortes de suministro eléctrico, uno de ellos afectando por completo al alumbrado público.