Carballo | Reunión de la comisión de seguimiento de la covid-19


  • Carballo se encuentra desde el 24 de julio en el nivel alto de restricciones establecidas por la Xunta de Galicia ante el aumento de la incidencia de la COVID-19.

El alcalde, Evencio Ferrero, mostró su preocupación por la evolución de la pandemia y por las repercusiones que el aumento de contagios puede tener en la economía local. El cambio de nivel afectó fundamentalmente al sector de la hostelería, en el que se reducen los aforos, y también a las atracciones de feria. De hecho, desde la Concejalía de Ferias y Mercados se tenían organizadas para este verano varias zonas destinadas a la venta ambulante temporal, pero ya no pudieron empezar a funcionar.

El concejal de Ferias y Mercados, Movilidad y Seguridad, Juan Seoane, que fue uno de los asistentes a la comisión de seguimiento de la COVID-19, lamentó que la situación impida que un sector con tanta presencia en el ayuntamiento pueda recuperar la actividad.

Por parte de los cuerpos de seguridad y emergencias presentes también se hizo un repaso del cumplimiento de las medidas vigentes.

El coordinador de Protección Civil, Javier Souto, explicó que en las playas se está aplicando el mismo protocolo que el verano pasado, con un elevado grado de cumplimiento por parte de las personas usuarias. Los mensajes de prevención se reiteran a través de la cartelería y la megafonía, y, dadas las dimensiones y las características de las propias playas, no hay dificultades para el cumplimiento de los aforos y las distancias.

El control del ocio nocturno es en esta época del año uno de los principales objetivos. En este sentido, desde la Guarda Civil se adquirió el compromiso de intensificar la presencia de las patrullas en la zona costera, sobre todo en Razo.

Asimismo, tanto Guardia Civil como Policía Local vigilarán los botellones en distintos puntos del ayuntamiento en los que se ha detectado su celebración y el cumplimiento de los horarios de cierre y de los aforos en los locales de hostelería. A este respeto, el jefe de la Policía Local, Roberto Mosquera, ya contactó con los locales de las zonas urbanas con mayor concentración de establecimientos para que redujeran las mesas de las terrazas al 50% vigente y para que no las coloquen pegadas a las fachadas.