Carlos y Camila serán los nuevos reyes de Inglaterra tras la muerte de Isabel II


Carlos III de Inglaterra accede al trono después de más de medio siglo como heredero, una larga espera que dedicó a la filantropía, la espiritualidad y a su compromiso con el medioambiente. El primogénito de Isabel II y el duque de Edimburgo fue el heredero desde que su madre accedió a la corona, en 1952, y pasó ya a la historia como el aspirante que más tiempo esperó para convertirse en monarca del Reino Unido y parte de las excolonias de la Mancomunidad Británica de Naciones (Commonwealth). Su vida pública estuvo marcada por los años grises que siguieron a su separación en 1992 de Diana de Gales, madre de sus dos hijos, los príncipes Guillermo y Enrique. En 2005, Carlos contrajo matrimonio con Camilla Parker Bowles en una ceremonia civil a la que no acudió la reina. Llevaban toda una vida de relación. La duquesa de Cornualles, que en principio será princesa consorte tras la coronación de Carlos, superó la impopularidad que mantenía entre los británicos durante los primeros años de relación pública con Carlos, en gran medida gracias al apoyo que Guillermo y Enrique mostraron a la nueva vida de su padre.