Carmen Riveiro, de Zas, con un vestido de novia de tres piezas, gana por segunda vez el Premio Antonio Fraguas


La Diputación de A Coruña viene de fallar los premios Antonio Fraguas de Artesanía que en esta XIV edición recaen en Carmen Riveiro, natural de Zas, en la modalidad ‘tradicional’ por un vestido de novia realizado en lino, y en Verónica Moar, de A Coruña, en la modalidad ‘contemporánea’ por una composición de dos piezas en gres y cerámica.

Carmen Riveiro, Zas 1949, gana el Premio Antonio Fraguas de Artesanía en la modalidad ‘tradicional’, por segunda vez, ya que en 2006 había sido galardonada por la pieza ‘Chal de lino’. Su trayectoria está estrechamente vinculada a la recupreación del trabajo del lino, desde la siembre hasta la confección de todo el tipo de prendas. Cuenta con la carta de artesana de tejido desde hace más de 25 años y, además de elaborar piezas en lino con diversas técnicas, lleva realizado un importante trabarlo de difusión y recuperación de la cultura y de la historia relacionada con el lino y todos los procesos que conlleva. Ha participado en diversas exposiciones por todo el país. En la actualidad continúa realizando cursos de formación en el Castelo de Vimianzo.

El jurado estuvo compuesto por Elena Bangueses Buceta, Carla Canedo Martínez, Idoia Cuesta Alonso, Elena Ferro Lamela y Lidia Nieves Domínguez, y presidido por el diputado de Cultura, Xurxo Couto. Actuó como secretaria Mercedes Fernández-Albalat Ruiz, jefa del Servicio de Acción Social, Cultural y Deportes.

De la propuesta de Carmen Riviero, titulada ‘Vestido de novia en tres versiones’, el jurado destaca en su informe “la originalidad del hecho de combinar dos técnicas tradicionales: el tejido en telar de bajo lizo del vestido y el pantalón, y el encaje de bolillos hecho con lino del velo y el chaleco”. Esta propuesta combina una serie de prendas que componen varias versiones de un mismo traje de novia, según se use el pantalón o la sobre-falda, lo que fue calificado por el jurado “como una composición de piezas muy versátil y moderna, ya que se trata de un conjunto de piezas evolutivo que puede irse modificando, permitiéndole muchas aplicaciones”.

Verónica Moar

Verónica Moar, A Coruña 1978, como ceramista trabaja la arcilla o la porcelana expandiendo sus posibilidades en campos como la escultura, la performance y la danza contemporánea. Tomando como punto de partida una técnica depurada, el trabajo manual, el respeto por el oficio y una cuidada selección del material, su obra se caracteriza por su matiz poético y narrativo, mas también por abrir vías a la experimentación creativa desde lo diseño y los procesos artesanales. Su obra artística tense mostrado en exposiciones individuales y colectivas a nivel nacional e internacional.