Comentarios homófobos de un embajador catarí provocan indignación antes del Mundial


La Copa del Mundo de Catar, sumida en la polémica antes de su inicio, vuelve a la palestra por los comentarios homófobos de su embajador Khalid Salman, antiguo jugador de la selección nacional. En una entrevista con la televisión alemana ha calificado la homosexualidad de pecado y desviación mental, según la interpretación de la ley islámica que rige en su país. Los comentarios han causado indignación en Alemania y en otros países. La ministra alemana del Interior las calificó de «terribles» y dijo que el primer ministro de Catar había prometido «garantías de seguridad» para los hinchas del colectivo LGTBI.

Varias selecciones que participan en el torneo se han mostrado dispuestas a llevar un brazalete arcoíris como respuesta a la criminalización de las personas LGTBI en el emirato. Quedan poco menos de dos semanas para que comience el Mundial de Fútbol en Catar, una dictadura que no respeta los derechos humanos, con leyes que discriminan a las mujeres y a los colectivos LGTBQ.