Condenado un vecino de Sanxenxo por coacción y amenazas a cuatro miembros de VOX Pontevedra


El Juzgado de Instrucción número 4 de Cambados ha condenado a un vecino de Sanxenxo, que responde a las iniciales DSL, por coacción y amenazas contra cuatro coordinadores de VOX Pontevedra en el transcurso de una jornada informativa.

Los hechos se produjeron el pasado mes de abril, cuando el condenado se acercó a una mesa informativa de VOX, instalada en Sanxenxo, y procedió a arrancar la bandera de España, volcar la mesa informativa y amenazar a los coordinadores del partido.

Tal y como ha reconocido la sentencia, el condenado, quien llegó a agarrar a uno de los miembros del brazo, retó a alguno de los miembros de la formación: “Ven a la plaza de al lado que te rajo” “¿Qué quieres, que te parta la cara?”. Y lanzó diferentes amenazas e insultos: “Te voy a matar, os voy a matar hijos de puta” “os voy a matar hijos de puta”, “ojalá te mate, ojalá maten a tus hijas, a ver quién te va a defender”.

El presidente de VOX Pontevedra, Álvaro Díaz Mella, se muestra satisfecho con la condena, si bien se lamenta de que los hechos no hayan sido calificados de delitos de odio ya que, tal y como demuestra la sentencia, el acusado actuó contra las víctimas por el simple hecho de pertenecer a un partido político, atacando al ejercicio de sus derechos fundamentales.

Ahora, el condenado que ya tenía denuncias y detenciones por situaciones parecidas deberá abonar el importe de las costas procesales y una sanción de 1.350 euros por la totalidad de los delitos.  En caso de impago, supondría dos días de cárcel por cada una de las cinco cuotas impagadas.

La magistrada también obliga al acusado a indemnizar al partido con el importe del coste de una bandera de España como la que fue destrozada durante el suceso.

Para el presidente de VOX Pontevedra, Álvaro Díaz Mella, “el condenado actuó contra las víctimas por pertenecer a un partido político, atacando al ejercicio de sus Derechos Fundamentales”. No obstante, asegura que “no habrá amenaza, insulto o intento de coacción que pare a los miembros de VOX”.  “Seguiremos danto la batalla”, advierte.