Coristanco acogió una muchedumbre en su día grande de la ‘XL Festa da Pataca’

Homenaje a la vecina ilustre fallecida, Asunción Antelo.

El tiempo acompañó y había ganas de fiesta, Coristanco se abría al mundo de nuevo tras la pandemia, el programa prometía y en la celebración de la XL edición se consumaron todas las previsiones. Centenares de personas abarrotaron todos los días el Verxel de Bergantiños, pero el domingo, como era de esperar, Coristanco estuvo a rebosar de gente. Gente de todas las edades, porque además había actividades y puestos de diversión para todas ellas. Tras el pregón del televisivo Juan Fuentes, las autoridades presentes, que no eran pocas, y también muchas caras conocidas, se prestaron a hacer el recorrido por los puestos de venta esparcidos por casi todo el casco urbano. La reina de la fiesta estaba preparada para la ocasión, cocinada o recien extraída de la tierra, la patata casi no llegó a nada, se vendieron muchos quilos de Kennebec a unos precios establecidos en función del tamaño en los 0,80 y 1,20 euros el kilo.

Los tractores antiguos, los concursos y degustaciones y sobre todo las figuras con patatas sobre las carrozas engalanadas, fueron el mayor reclamo de la fiesta, con alusiones directas a la guerra o a la pandemia. El primer premio fue para “Ayuda a Ucrania”, con un tren simbolizando la huida de los refugiados; el segundo para la figura de un ciervo; el tercero, para Asunción Antelo; el cuarto para “Vacuna Pataqueira”, con jeringuilla y pulverizador de agua incluido. En quinto lugar quedó la carretilla empujada por una trabajadora. 

Numerosas autoridades, entre los que había alcaldes y conselleiros, acompañaron al alcalde en el día grande de la fiesta, este domingo.